La maravilla del Multinivel

jueves, 17 de febrero de 2011

Luego de una reunión de negocio (presentando los beneficios de NSP a una gran empresa).

Salimos de la reunión con mi querida esposa, solo nos veíamos las caras sin decir una palabra. Esperando el elevador, Margarita (mi esposa) comienza a decirme…- No le dije, que también podía ganar viajes… Cuando iba a contestarle se abre la puerta del elevador, salieron unos cuantos empleados del lugar pero se quedo una joven adentro, no sabíamos si era empleada de la empresa o está de visita como nosotros. Pero como todos sabrán después de haber estado más de 45 minutos contando el plan, lo que quieres evidentemente es seguir contandolo. Y ahí estaba, delante nuestro, un prospecto en potencia no podíamos desaprovechar la oportunidad.

Intercambiamos miradas con Margarita, automáticamente vimos cuantos pisos faltaban para llegar. No decidíamos quien de los dos hablaría para no incomodar a la joven dentro del elevador. Nos hacíamos señales que no entendíamos, yo abría mas lo ojos y Margarita pucheros con la boca y con la cabeza un poco inclinada. La música de fondo del elevador ponía más tensión a la escena (de película), veo de reojo como del piso 5 pasamos al 4 y así cada vez más rápido. El tiempo se nos terminaba, comienzo a sacar de mi maletín la papelería para ver que podía entregarle. Me veo confundido entre: análisis del colon, análisis de estilo de vida, hoja volante, guía por sistema, catalogo de los productos, el contrato de inscripción en fin… hasta mi carnet de distribuidor le iba entregar. Cuando decido que entregarle, se abre la puerta del elevador veo los números y estamos en el piso 2, la joven hace un pequeño movimiento; pensé que iba abajar.

Tocando todos los papeles con mi mano derecha dentro del maletín, y pensando; la deje escapar!!! No puede ser.

Veo como el movimiento era para dar espacio que subiera otra persona, sentí un respiro pero solo faltaba un piso para mi gran reto de hacer un toque en frio. Luego de ordenar mis ideas procedo abrir mi boca, pero se abrió primero la puerta del elevador con 5 personas enfrente esperando que nosotros bajáramos para ellos poder subir, quede congelado. El instinto me obliga a salir del elevador, Margarita detrás de mí y la joven no salió del elevador, hasta después de Margarita.

Camino a la recepción y escucho unos zapatos de tacón. La joven venía detrás nuestro, era visitante como nosotros. En mi mente sonó una campanita Tlin Tlin Tlin "segundo ROUND". Pedimos nuestras credenciales alcanzo a ver su nombre en el carnet. Y armado de valor le digo, - ¿Qué tal Karla, como esta pensé que trabajaba aquí? Ella muy educada y confundida me dice,- Muy bien gracias, aquí solo ando entregando unos papeles. Al igual que nosotros. Le dije.

Y fue ahí como logre entregarle la papelería y comenzar a prospectar. Caminando al estacionamiento logre pedirle su número de teléfono, su correo electrónico y le propuse hacer una charla de salud en la empresa donde ella trabaja.

Fue algo gratificante; dentro del carro con Margarita le pregunto.- ¿Por qué me siento tan Feliz si no llevo dinero, ni cerré una venta? , a lo que mi bella esposa me contesta con una gran sonrisa. - Eso es, la maravilla del multinivel…